¿Qué es el Marketing Sensorial?

La estrategia de ventas diseñada en el laboratorio de los sentidos…

 

Vamos a hacer un ejercicio, te voy hacer un par de preguntas, no hay respuestas buenas o malas, pero sí preciso que lo primero que cruce por tu mente sea lo que respondas. ¿Estás listo?

Piensa la última que vez que estuviste en un Starbucks, ¿cómo te sentías minutos antes de entrar y cómo te sentiste al primer trago de tu bebida? ¿Lo tienes claro?

Marketing Sensorial: la creación de atmósferas artificiales, para influir en la decisión de compra.Ahora quiero que seas consciente de las reacciones físicas que este recuerdo produce en ti. Posiblemente sonrías y en tus manos sientas recorrer una sensación fría por la memoria táctil al sostener tu frappé. Quizá puedas recrear las tonadas de la música, percibas el aroma o recuerdes los garabatos que el barista ha escrito por tu nombre.

Parece increíble pero este viaje sensitivo ha sido totalmente diseñado para estimular tus sentidos. Es como si paquetitos de información estuvieran suspendidos en el aire y dispuestos a tu vista, oído, olfato, tacto y el gusto, que se activa tras la primer taza de café.

El secreto de esta marca no está en el sabor de sus productos… está en lo que nos hace sentir. La estimulación equilibrada y suave de nuestros sentidos nos permite estar más presente, se incrementan los niveles de oxitocina produciendo una sensación de bienestar y la experiencia se vuelve aun más placentera; esta es la razón por la que regresamos por un café más, sin importar lo costoso o alto en calorías que resulten.

A esto se le conoce como Marketing Sensorial, que es el diseño de atmósferas que provoquen al consumidor bajar la guardia y dejarse llevar por sus sentidos. Se trata de una predisposición artificial para influir en la toma de decisión del cliente.

Los estudios de Neuromarketing señalan que el sentido que más reacciona a los estímulos es el olfativo. No es de extrañar que la industria de los perfumes facture anualmente millones y millones de dólares.

El bulbo olfatorio se encuentra en el sistema límbico, una de las partes más antiguas del cerebro, que es como un laboratorio de interpretación de las moléculas de olor. Es aquí que percibimos los aromas, los agradables y los que nos alertan sobre posibles peligros. El olfato posee además el repositorio de recuerdos más amplio que ningún otro sentido.

 

Ya no basta con satisfacer a los clientes…

¡Hay que dejarlos encantados!

Philip Kotler

 

Según Marc Gobé (Emotional Branding: The New Paradigm for Connecting Brands to People), las grandes marcas conocen y aprovechan las conexiones del olfato diseñando sus propios odotipos, que son los olores corporativos de la firma incrementando hasta en un 40% su facturación

Ahora ya sabes de qué forma influye la creación de una atmósfera en la toma de decisiones. La próxima vez que vayas a un casino, observa las luces, escucha los sonidos y percibe el oxígeno inyectado en el aire artificial.

-Aunque la lógica se resiste, ¡es difícil escapar!

 

Conversa Small IconDéjame saber lo que esto te provoca, tomemos un café…


 

Nos encanta escuchar a nuestros clientes y hacer posibles la ideas más locas.