El arte de saber recordar…

Marketing de Nostalgia: el arte de saber recordar… ¿Es posible que el marketing se enrede en nuestros recuerdos para motivarnos a comprar?

 

Quiero que cierres los ojos y pienses en un objeto, uno sólo que represente tu niñez.

-¿Qué ha sido? ¿Un yoyo, el viejo reloj de papá, una muñeca? Ahora dime, ¿qué serías capaz de hacer, por tenerlo otra vez?

Marketing de Nostalgia, el arte de saber recordar

 

Marketing de Nostalgia: el arte de saber recordar...“Tiempos pasados siempre fueron mejores”. Quizá esta frase no sea cierta, pero a nivel de percepción lo es. La nostalgia es un sentimiento de añoranza por volver a la época o lugar donde más nos sentimos seguros. Todo aquello que representa ese tiempo y espacio, detona una serie de estímulos (oxitocina) que nos hace tener esperanza. La nostalgia es también estrategia de marketing, que permite vincular a nivel emocional, a la marca con los consumidores.

Son frecuentes los covers de canciones en voz de las nuevas bandas o los viejos grupos que se reúnen para tocar y abarrotar los escenarios donde se presentan. En el mundo de los videojuegos se renuevan sus consolas echando mano a personajes del pasado como Mario Bros y su hermano Luigi.

¿Qué decir de la industria del cine, que sobrelleva su peor momento de crisis, con secuelas de películas de hace más de treinta años como Star Wars y Blade Runner? En ambas aparece Harrison Ford, el protagonista de las primeras versiones. La trama y valores de producción son impecables, pero lo que más se fija en la mente del espectador es ver nuevamente al personaje de Ford.

 

La nostalgia siempre vende, porque hace sentir bien a la gente.

 

Los recuerdos nos emocionan, nos conectan con historias de aquello que fuimos; eso es nostalgia y funciona muy bien. El consumidor baja la guardia, se debilita la razón y se impone el sentimiento por recobrar un poco de su historia a través de un objeto. Los coleccionistas pagan fortunas por cazar los juguetes que tuvieron en su niñez. Las tiendas de viejo almacenan tesoros emocionales a los ojos de un corazón que añora.

Las buenas estrategias de Marketing buscan crear emociones, conversaciones que se extiendan de una generación a otra. El secreto  es crear comunidades y estar al pendiente de sus deseos, necesidades y miedos. En tiempos de gran turbulencia, el marketing de nostalgia vende porque hace sentir bien a la gente. La práctica excesiva de este recurso, es indicador de la inquietud social.

En tiempos de incertidumbre buscamos sostenernos de un ancla que nos  brinde seguridad.  ¿No te ha pasado que un mal momento te pones la pijama de franela similar a la que usabas siendo niño? El contacto con la franela es tu ancla, recuerdas el abrazo y la ternura de mamá. Las marcas buscan ofrecer a través de sus productos, sustitutos de emociones muy remotas y caseras. El marketing de nostalgia establece empatía con el consumidor y de forma ficticia devuelve la esperanza.

 

 

Conversa Small IconDéjame saber lo que esto te provoca…


Nos encanta escuchar a nuestros clientes y hacer posibles la ideas más locas.